Una Experiencia de Yoga más Atractiva y Satisfactoria en Pareja

Una Experiencia de Yoga más Atractiva y Satisfactoria en Pareja


Explorando la Yoga y el Tantra en Pareja


Gopala Amir Yaffa



¡La vida es maravillosa! Y lo es mucho más al lado de alguien con quien compartirla. Las puestas de sol son bellísimas pero, ¿que tanto más dulces son cuando las ves y experimentas con tu ser querido?


La Yoga es maravillosa, pero es mucho más mágica cuando compartes tu práctica con tu pareja. La Yoga funciona a muchos niveles, siendo un viaje de descubrimiento de nosotros mismos y de nuestra interdependencia. Cada uno de nosotros es un universo completo que puede ser explorado a través de la práctica. 


Cuando hacemos Yoga en Pareja, nos conectamos de maneras nuevas y divertidas; nos tocamos y nos tocan, nos estiramos más allá de lo usual con la ayuda de nuestra pareja, hacemos equilibrio como no lo podríamos hacer solos, respiramos juntos y nos sumergimos en un mar de tranquilidad mientras nos miramos a los ojos. 


Una clase de yoga en pareja puede ser una experiencia romántica, una manera para que la familia o amigos se conecten o simplemente para divertirnos más mientras hacemos yoga. 


partner yoga



Yoga


La Yoga es una ciencia antigua que ayuda a crear salud y bienestar a través del fortalecimiento de la conciencia, la fuerza y la flexibilidad de la mente y el cuerpo. Es una práctica igualitaria, otorgando sus beneficios al practicante sin importar sus habilidades físicas. Las posturas o asanas, se practican por personas de todas las edades y en distintos estados de salud. 

 

Los médicos han atestiguado sobre los beneficios de la Yoga, como lo son el alivio del estrés y del dolor, la mejoría de la circulación y la digestión, una mejor alineación del cuerpo, un aumento en la concentración, una respiración más profunda y tranquila y una sensación de bienestar y paz interior. 






Muchos estudios han probado que la Yoga ayuda a:


  • Armonizar los ritmos cardiovasculares (Bernardi, 2001)
  • Mejorar la memoria (Naveen, 1997)
  • Mejorar los síntomas de desordenes neurológicos (Panjwani, 1997)
  • Aliviar el asma (Khanam 1996)
  • Tratar desordenes de salud mental (Shannahoff-Khalsa y Beckett, 1996)
  • Aumentar el rendimiento físico en niños de todas las edades (Telles, 1993)

La única manera de experimentar la libertad y paz mental que nos da la Yoga es, por supuesto, practicando. 


Para obtener sus efectos transformativos profundos debemos practicar Yoga por lo menos tres veces a la semana; pero si tu agenda sólo te permite hacer una hora de práctica a la semana, sería mucho mejor que no hacer nada. 


Las posturas mueven nuestro cuerpo en todas las maneras posibles; nos doblan hacia adelante y hacia atrás, nos giran y estiran hacia los lados, nos flexionan y extienden, nos trabajan con fuerza y con relajamiento, nos invierten, nos mueven rápido y despacio, nos mueven con coordinación y equilibrio. 


Las posturas de pie fortalecen nuestras piernas y mejoran nuestra estabilidad, alineación, equilibrio y elegancia. Las flexiones hacia adelante estiran nuestras piernas, nuestra columna y sistema nervioso y nos ayudan a estar más tranquilos y pacíficos por dentro. Las flexiones hacia atrás nos hacen más flexibles y nos abren, nos ayudan a abrir nuestro pecho y corazón, aumentan nuestra confianza y nos dan mucha energía.  Las torsiones y flexiones hacia los lados tonifican y le dan masaje a nuestros órganos internos y ayudan a liberar la tensión nerviosa. 


Las posturas en pareja y en grupo aumentan la cooperación, el trabajo en equipo, la confianza, la amistad y la conciencia de nosotros mismos y los demás. Y, como todas las metodologías de Yoga, las posturas en pareja nos dan herramientas que utilizar en otras situaciones de nuestras vidas. 


La Yoga es una práctica holística, con un enfoque interno y externo. Pero lo más importante es que, ¡puede y debe ser divertido! 








Diferencias de la Yoga en Pareja


La Yoga “tradicional” es una práctica individual, pero esta nueva Yoga es una manera de expandir nuestros corazones y mentes para incluir a otra persona en nuestra práctica. En algunas partes de la clase, la práctica se convierte en un colectivo…es Yoga Comunitaria. 


Si en la vieja Yoga nos transportamos hacia adentro para encontrar esta felicidad interna discutida en las escrituras yóguicas, en esta nueva Yoga aprendemos a expandirnos para descubrir que la felicidad la llevamos dentro pero que también está a nuestro alrededor. Mientras más nos expandimos para incluir a otros, la sensación se hace más divertida y meditativa. La contracción nos limita y la expansión nos libera. 


Aquí es donde entra el Tantra. En Tantra aprendemos a ver a nuestra pareja (y eventualmente a todos) como un Dios o Diosa; los veneramos con nuestro cuerpo, con cada uno de nuestros sentidos y con nuestra mente. 


La vida es una relación, y aquellos que han dominado el arte de la comunicación han dominado la vida. Haciendo Yoga en pareja, aprendemos a comunicarnos de maneras no-verbales (aunque también nos comunicamos con palabras) por medio de las cuales podemos conectar a niveles más profundos. 


Servimos como espejos en cualquier relación; podemos ver nuestro reflejo en el otro y comprendernos mejor. En la Yoga de parejas, hay una constante retroalimentación; al ser asistidos en un estiramiento, no sólo disfrutamos de una sensación fantástica sino también aprendemos a asistirlos a ellos en un estiramiento de una mejor manera. Cuando experimentamos el tacto de nuestra pareja, aprendemos a tocarlos. Al ver como escuchan y responden a nuestras sensaciones, aprendemos a escuchar y actuar en respuesta a las suyas. 


Los Beneficios de hacer Yoga en Pareja 


Vivimos en un mundo que se mueve rápidamente y hacer Yoga en pareja es una excelente manera de pasar tiempo de calidad juntos, disfrutando de una actividad divertida y saludable. Practicar Yoga juntos, ayuda a fortalecer los vínculos en una pareja mientras se apoyan y se divierten. Estas clases se disfrutan más cuando se toman como clase privada. 


La Yoga en pareja es una manera maravillosa de acercar a las personas porque dentro de una relación, todo es recíproco; mientras más respetamos a nuestra pareja, más nos respetará; mientras más damos, más recibimos; mientras más escuchamos, más nos escuchan. Una o dos horas de práctica consciente en una clase de Yoga en pareja puede servir para tender puentes sobre las brechas creadas en el pasado. 


En las clases de Yoga en pareja, pasamos la mayor parte del tiempo tocándonos. El tacto es la manera más poderosa y sencilla de dar y recibir amor, apoyo, calidez y confianza. Los bebés que no reciben tacto de sus padres no sobreviven y, los niños y adultos que no lo reciben pueden sufrir de distintos retos emocionales o mentales. 


Al practicar una asana juntos, aprendemos a aceptarnos y a tocarnos, a cómo ser gentiles, amables, compasivos y respetuosos, a dar confianza, a reconectar, comunicar y cooperar. Es una excelente oportunidad para abrir el corazón y sobrepasar conflictos pasados, como también para crear nuevas amistades. 


Cuando nos estiramos juntos podemos: 


  • Estirarnos más allá de lo usual 
  • Practicar habilidades de equilibrio y contrapeso
  • Movernos con mayor conciencia, dándonos cuenta de que nuestros movimientos afectan a nuestra pareja 
  • Obtener una retroalimentación constante de nuestras acciones al comunicarnos con nuestra pareja y experimentar cómo se siente cuando nos estiran 
  • Realzar nuestras habilidades de comunicación utilizando palabras, expresiones faciales, el tacto, la respiración y hasta los pensamientos 
  • Desarrollar confianza y compasión 
  • Tocar y ser tocados de manera segura 
  • Profundizar nuestra conexión con nuestra pareja/padre/hijo/amigo 


Yoga en Pareja:


  • Mejora nuestra fuerza y flexibilidad 
  • Aumenta nuestra confianza y nos ayuda a crear una imagen positiva de nosotros mismos  
  • Fortalece nuestras emociones 
  • Nutre nuestra creatividad 
  • Ayuda a equilibrar nuestro cuerpo y mente 
  • Nos enseña a cultivar nuestra aceptación y amor propio
  • Aumenta nuestra conciencia sensorial y corporal 
  • Aumenta nuestra coordinación y equilibrio 
  • Expande nuestra conciencia de nosotros mismos y de los demás 
  • Desarrolla la auto-disciplina y el auto-control 
  • Ayuda a mejorar la concentración 
  • Ayuda a pararnos más rectos y sentirnos más altos al apoyar una columna larga y flexible 
  • Fortalece todos los sistemas corporales; esquelético, nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, hormonal y muscular
  • Aumenta la consciencia en la respiración y la profundiza 
  • No es competitiva
  • Alienta a la cooperación y al trabajo en equipo  
  • Nos enseña a relajarnos y a reducir el estrés 
  • Promueve la compasión, la generosidad y el respeto 
  • Nos ayuda a encontrar la paz interior  
  • ¡Es divertida!

La Yoga cree que todos los caminos llegan a la cima de la montaña; la unidad con lo divino (la principal meta de la Yoga).  La manera más placentera de llegar a esa meta es estando realmente presente con tu pareja; en cuerpo, mente y espíritu. 


Las personas vienen a una clase de Yoga en pareja por varias razones:  


  • Para encontrar pareja
  • Para lograr que su pareja haga una de las cosas que más les gusta hacer (yoga) – es una buena oportunidad de que las mujeres logren que sus parejas, que tanto se han negado, hagan Yoga con la excusa de que se van a tocar durante toda la clase y hasta aprenderán un poco de Tantra  
  • Para atraer más salud y bienestar a sus vidas 
  • Para pasar tiempo de calidad juntos 
  • Para fortalecer los vínculos dentro de sus relaciones 
  • O solamente para jugar y divertirse 

No hay muchas actividades disponibles para hacer como pareja. La Yoga en pareja es muy especial porque ofrece una rara oportunidad para que ambos puedan estar realmente presentes sin obligaciones, hijos, ni teléfonos… ¡Pura dicha!


También, la Yoga en Pareja puede ayudar a mejorar la sexualidad (inspirado en Corinne Friesen) al: 


  • Profundizar la conexión que sientes con tu pareja 
  • Mejorar el entendimiento de ti mismo y de tu pareja 
  • Armonizar tu cuerpo y mente, haciéndote una mejor pareja  
  • Ayudar a cultivar y mantener un equilibrio emocional y físico 
  • Mantenerte saludable y en forma para que seas capaz  ; ) 
  • ¡Te permite lograr unas posiciones muy interesantes!  







Yoga de Pareja y Tantra


Decidí escribir un capítulo sobre Tantra porque la asociación natural que hace nuestra mente después de pensar en yoga, pareja y posturas, es SEXO. Para aclararlo, en las clases de Yoga de Pareja enseñamos asanas, no posturas sexuales. Aún así, la comunicación, el tacto y las habilidades de atención que aprenden los estudiantes pueden llevar a una mejor vida sexual y amorosa. 


Por si acaso te preguntan acerca del Tantra (y lo harán si das clases de Yoga en Pareja) aquí hay una descripción general de esta antigua filosofía. 


Mientras el Tantra está asociado con el sexo, su definición es mucho más amplia. Las enseñanzas tántricas, antiguas doctrinas Hindúes y Budistas, se enfocan en que una actitud espiritual puede ser aplicada a cualquier aspecto de la vida. El Tantra nos alienta a soltar los hábitos que tenemos de ver las cosas de una cierta manera y sentir nuestra unidad con todo. 


La palabra Tantra (sánscrito) significa “tejer”, denotando continuidad. También significa “manifestar”, “expandir” y “mostrar”. En este contexto, se considera que todo (incluyendo el sexo)  puede expandir la conciencia y tejer las polaridades de la energía masculina (Shiva) y la energía femenina (Shakti) en un todo armonioso. La palabra Tantra también se aplica a todas las escrituras identificadas con la veneración de Shakti, la energía femenina del universo. 


Tantra significa expansión a través de la conciencia, transformación a través del placer. Realmente significa que todo tu ser se expande, aumentado a través de la conciencia de tus sentidos, emociones, energía, etc. 


El amor es el viaje y la meta del Tantra. Considera el cuerpo como un templo en el que todo acto de amor y placer es sagrado. El Tantra es aceptación, no negación. Muchas tradiciones espirituales rechazan el cuerpo para lograr la unión con el espíritu. Piensan que la materia es un obstáculo en su búsqueda pero el Tantra tiene un enfoque distinto. En Tantra no repelemos al cuerpo, no lo mortificamos ni lo condenamos, ni siquiera lo ignoramos. Lo utilizamos para experimentar la vida – ¡para estar realmente VIVOS!


El Tantra quiere que estés vivo. Tan vivo como los árboles y los ríos, como el sol y la luna. Es tu derecho de nacimiento. ¡Es libertad! La mayoría de la gente no vivimos, sobrevivimos. ¿Qué tal si mejor prosperamos? 


¿De qué nos sirven nuestras prácticas espirituales si nos sentimos muertos por dentro? ¿De qué sirven si no nos sentimos felices, ligeros y libres? Es por esto que necesitamos despertar nuestra sensualidad, nuestro fuego, nuestra pasión por la vida y nuestra capacidad de experimentar orgasmos – no por el placer en sí, sino porque la sensualidad es un regalo divino que puede ser usado para reconectarnos con nosotros mismos; con la vida. 

La cultura occidental ve al éxtasis como el resultado de una plegaria, de fe y de simplemente vivir. Se le dificulta el concepto del éxtasis viniendo de la sexualidad, de la intimidad y del placer corporal. Aún así, muchas culturas del pasado y del presente consideran que la expresión sexual es inspirada por lo divino. La filosofía tántrica enseña que el amor es un vehículo hacia una vida consciente y extática. La pasión de la sexualidad es un tipo de plegaria, especialmente cuando descubres maneras de hacerlo aún más como una veneración.  


El sexo caliente, erótico, apasionante, lento y profundo es una plegaria. Y puedes hacer que tu veneración sea más duradera al aumentar tu conocimiento acerca de todo aquello que tenga que ver con el sexo. ¡Es tu derecho de nacimiento sentir todo el placer que puedas soportar! Tenemos tantas terminaciones nerviosas en los lugares perfectos que, ¿cómo podemos pensar que no fuimos hechos para sentir placer? 


Aprende a pedir lo que necesitas y deseas de manera consciente y positiva. Este tipo de comunicación te ayudará a salir adelante en todas las áreas de tu vida, incluyendo en la habitación. Enséñale a tu pareja, de manera compasiva, a pedir lo que quiere. 


El Tantra nos enseña a estar más relajados, no tan serios y mucho más juguetones. ¡No tengas miedo de la Mujer Salvaje u Hombre Salvaje que llevas dentro! ¡Exprésate apasionadamente! ¿Que puedes perder? La vida es demasiado corta como para estar en guardia todo el tiempo. ¡Suéltate y haz algo loco hoy! 


Tantra puede ser muchas cosas; puede ser una manera de reavivar el amor y la pasión dentro de una relación formal. También puede ser una manera mística hacia el crecimiento espiritual y al despertar de la conciencia. O simplemente puede ser una manera de mejorar tu vida sexual. Todas estas son maneras correctas de utilizar el Tantra puesto que sirve para diversos propósitos y necesidades. Salvar una relación o tener experiencias místicas son metas igualmente importantes. ¡Encontrarás que el Tantra te ayudará a obtener ambas! 


El Tantra, como yo lo veo, es totalmente abierto y libre. Lo puedes hacer a tu manera, siguiendo tu corazón y esa será la manera perfecta para ti. 










Tantra y Sexo


Un aspecto del Tantra es el sexo sagrado. Cuando algo es sagrado para nosotros lo tratamos con cuidado y reverencia. Consideramos el cuerpo y la energía sexual como divinas y las tratamos como una herramienta sagrada para conectar con nuestra pareja, con la vida y con la Realidad Interconectada donde podemos encontrar liberación, paz, poder, confianza y amor. Al reconocer la sexualidad como sagrada, nos esforzamos más en nuestras relaciones, con nuestra creatividad y al hacer el amor. 


La energía sexual es la única energía que puedes crear en tu cuerpo sin agregar sustancias materiales externas. Para la generación de otras energías, se debe introducir algo de afuera del cuerpo como alimento u oxígeno. La energía sexual parece tener la extraordinaria cualidad de poder ‘generar algo de la nada’. La mayoría de las personas experimentan esto antes y después de un orgasmo. 


“Cualesquiera que sean los pensamientos que se encuentran es sus mentes, estos desaparecen por completo con el ataque de un abrazo apasionado. Cuando un hombre y una mujer están en unidad, por lo tanto entrelazados, no existe nada en el mundo que pueda superar la espléndida alegría de ese momento.” – El Kama Sutra


Cuando eres apasionado y generas energía sexual, estás totalmente presente – te conectas directamente con esa enorme reserva de energía que está a tu alrededor en el universo. 


En el Tantra, trabajamos con la relajación, la conexión con la tierra y la expansión de nuestra energía. Utilizamos el cuerpo a través del movimiento, la respiración y la energía para profundizar nuestra alegría y placer. También utilizamos nuestra mente estando presentes, meditando, visualizando y mirando a nuestra pareja para descubrirnos a través de ella.  


En el modelo tántrico, la experiencia sexual es vista como una danza sin principio ni fin. No hay meta, solamente existe el momento de esa exquisita unión. Por esta razón, hacer el amor es meditativo, expresivo e íntimo. El Tantra les enseña a los amantes la manera de extender el pico de su éxtasis sexual para que las mujeres y los hombres puedan experimentar varios orgasmos en un solo encuentro sexual. La práctica tántrica también significa tratar a tu cuerpo y al de tu pareja como sagrados. El éxtasis sexual es visto como un sentimiento divino y hacer el amor como un arte que requiere de habilidades especiales. 






El Tantra también mejora la salud. “La energía sexual es una de nuestras energías más poderosas para la creación de la salud”, dice Christiane Northrup, MD (autor de “Women’s Bodies, Women’s Wisdom”). “Mediante el uso consciente de la energía sexual… podemos acceder a una verdadera fuente de la juventud y vitalidad.” “A través de una conexión intima con otra persona, disminuyen nuestras hormonas del estrés y nuestros niveles de serotonina aumentan hasta por las nubes.”


Según la opinión tántrica, el orgasmo es un estado beneficioso de la conciencia expandida en el cuál los límites habituales de la persona se caen espontáneamente, los límites de la mente son abolidos y la persona se sumerge y se funde con lo divino en un océano de dicha. 


Cuando uno vive el orgasmo, el orgasmo tántrico, se asombra con el estado de abandono de sí mismo a la experiencia extática, la “muerte” del ego, la disolución del tiempo y espacio y con el estado de la unificación de los contrarios. Todos estos efectos hacen que el estado de orgasmo sea idéntico al estado de dicha espiritual. Por esta misma razón, en el Tantra, el estado de iluminación espiritual también se le llama “Orgasmo Cósmico”. 


Dicho estado de trance causa que las endorfinas invadan el cuerpo y que la mente se olvide de las ocupaciones estresantes. Crea una distancia sicológica entre la experiencia cotidiana y las emociones, lo cual crea un espacio para la perspectiva intelectual y los cambios emocionales. También crea un sentido de pertenecer a algo más grande que uno mismo al expandir la perspectiva para incluir todo aquello existente. Todas las barreras internas caen. Una mente en trance no las necesita, solamente se interponen en su camino. Le pone color y un sentido de santidad a las cosas mundanas de la vida. Nos contacta con nuestra alma. Y todo esto ocurre al hacer el amor. ¿Suena bien? 


Al igual que en todos los caminos de la yoga, lo que lo convierte o no en espiritual, y lo hace que funcione o no, radica en tu intención. Con demasiada frecuencia, las personas subestiman el poder de su intención. Tu concentración mental es el elemento más importante de cualquier experiencia, incluyendo una experiencia sexual. 


Al concentrarte en tu respiración, puedes cambiar tu enfoque mental y despejar tu mente de otros pensamientos. Al utilizar tus pensamientos puedes crear ciertos tipos de flujo energético, pero el factor más importante siempre será tu intención. Si decides traer todas las facetas de tu ser al encuentro sexual – si no experimentas una separación entre tu ser sexual y tu ser espiritual – entonces el sexo y la espiritualidad ocurrirán al mismo tiempo, de manera natural. 





El Tantra sexual no se trata solamente de tener sexo, a pesar de que puedes terminar haciéndolo mucho ☺. Se trata de explorar la comunión entre las manifestaciones masculinas (Shiva) y las femeninas (Shakti) con el fin de revertir el génesis. En otras palabras, de Uno vinieron muchos (en este caso 2). Y es en el Tantra Sexual que las energías de Shiva y Shakti se fusionan de tal manera que los muchos regresan al Uno. 


Páginas Web Recomendadas: 


www.SunMoonPartnerYoga.com

www.tantra.com

www.the-tantra-guide.com

www.yabyummy.com

www.rootsdown.wordpress.com

www.tantra.org

www.jacquelinehellyer.com

 

in-person and online kids yoga teacher training spanish