Mi Visión de Interfaith

Mi Visión de Interfaith

de Gopala Amir Yaffe www.RainboKidsYoga.net


Interfaith es la realización de que todos tenemos la misma meta: la felicidad. Pero que apenas hemos desarrollado o estamos desarrollando distintos métodos para llegar a ella. Es más que el simple respeto por todas las religiones y no se trata de practicarlas todas (puesto que es imposible), sino que se trata de trascender las religiones, llegar más allá de sus dogmas y tocar su esencia. No se trata de practicar sus ceremonias religiosas sino empaparse del alma de las mismas: el amor. Interfaith significa guiar a otros a entender lo que nos une (nuestra búsqueda de la felicidad) desmitificando los conceptos tradicionales que enfatizan nuestras diferencias superficiales. 


No me cabe duda que si le pudiese preguntar a Dios (sea lo que sea esto), ¿qué es más importante? ¿Las leyes religiosas que impiden a dos personas de distintas religiones casarse, o el amor de una pareja? Dios contestaría, “El amor, por supuesto”. Y si le pudiese preguntar, ¿qué es más importante? ¿Las reglas religiosas o la felicidad de todos los seres vivos? Dios contestaría, “La felicidad de todos los seres vivos”. Y si le pudiese preguntar, ¿qué es más importante? ¿El respeto por una religión o el respeto de todas las personas? Creo que Dios contestaría, “El respeto por todas las personas”. 


Muchas religiones ortodoxas se convirtieron en una colección de reglas y limitaciones en vez de en una presentación de ideas y prácticas para liberar nuestras mentes.  Cuando nos sentimos limitados, sufrimos y cuando experimentamos libertad, somos realmente felices. La libertad y la felicidad son nuestros deseos, necesidades y derechos humanos básicos. ¿Cómo nos podemos liberar si nos limitamos? Muchas ideas y reglas religiosas, al estrechar  nuestra visión y cerrar nuestro corazón, se han convertido en las razones por las cuales existe la división, el odio y las guerras. 


La religión reclama que existe un Dios y que existe una manera (una lista de reglas) por las cuales podemos servir, complacer o llegar a él. Interfaith, al contrario, dice que existe un Dios pero que existen muchas maneras para adorarlo o reconocerlo. 


 Desde mi punto de vista, las únicas leyes de cualquier religión que valen la pena serían amar a tu vecino como a ti mismo y, a la inversa, no hacerle a tu prójimo lo que no te gustaría que te hiciera a ti. Las demás leyes deberían estar en manos de un gobierno y no de la religión. Vivimos en la era de los supermercados donde podemos obtener lo que queremos, cuando lo queremos. Es lo mismo con la religión y la espiritualidad. Considero positivo que hoy no tengamos que aceptar ciegamente lo que nos ha sido entregado por nuestros antepasados y que podemos escoger, de una increíble variedad de tradiciones, aquellas cosas que resuenan más en nuestro corazón y que aplican a nivel práctico en nuestras vidas. 





En el supermercado, compramos comida preparada. Si leemos la etiqueta, veremos algunos ingredientes que no son buenos para nuestra salud. De la misma manera, no existe una religión que sea perfecta para nosotros o perfecta en general. Como todo en el mundo, las religiones no fueron hechas perfectas y cuando pones al individuo dentro de la ecuación, puedes ver la incompatibilidad aún más. 


Para un buen cocinero, considero que es mejor que él elija buenos ingredientes conforme a sus conocimientos, habilidades y gustos para después crear su propio festín. Cada religión contiene una variedad de filosofías y técnicas. Algunas pueden ya ser anticuadas (como las fechas de caducidad en los supermercados) y otras pueden no ser benéficas para nosotros dentro de un tiempo y hasta pueden causar daño (indigestión). 


Interfatih no debería enseñarnos solamente a ir a distintos restaurantes (distintas religiones) y disfrutar la comida, sino también a ser creativos, a ser expertos cocineros, a ser buenos conocedores para escoger buenos ingredientes y crear una cena magnifica.


Existe una mejor opción a comprar una variedad de ingredientes en el supermercado: puedes tener tu propio huerto y cosechar tu comida en tu jardín. La mente humana es muy fértil, así que no me cabe la menor duda que si la tratamos con mucho cuidado, o la dejamos crecer salvajemente, puede producir ideas maravillosas. Lo único que necesitamos es un poco de tiempo en nuestro jardín (meditación), observar la magia que ocurre y recoger los frutos cuando estén maduros. 


Swami Vivekananda dijo que existe la misma cantidad de religiones que de personas. Ninguna persona es exactamente igual a otra (¡ese es un hecho asombroso!) y de esa manera, nadie escogerá el mismo camino hacia la libertad y la felicidad. Hazlos creer que deben ir por tu camino, un camino limitado que tú y tu grupo sigue, y los habrás engañado. Nadie conoce a una persona mejor de lo que se conoce a sí misma y si tu eres un guía espiritual de algún tipo, tu trabajo debería ser el de ayudar a la persona a despejar su mente  para que pueda percibirse más claramente. Muéstrales que tienen libre elección y que hay una cantidad ilimitada de opciones, caminos y herramientas para que puedan realizar sus más profundos deseos y necesidades (felicidad, amor, libertad, etc.). La belleza de Interfaith es que no impone, sino que te permite ser cómo eres.